Tú que te paseas  por mi mente,

provocando en mí,

apasionados pensamientos

y mi más sublime deseo…

Me gusta la complejidad,

el enigma, el laberinto,

que hay en ti,

porque siempre esconden un tesoro

para quien lo sepa encontrar y descifrar…

sólo hay que sentirlo, nunca describirlo,

porque no existen palabras exactas

para expresar todos sus matices.

Pero cuando me meto

en tu enigmática alma,

es ahí donde encuentro tu hechizo,

tus sueños, tu verdadera identidad  y tu calma…

Sólo tengo que cerrar los ojos

y dejar que los sueños nos lleve

a cualquier lugar del infinito

y  tocar tu alma

con los dedos invisibles,

de mi pensamiento…

Allí todo me habla de ti

y donde tu placer

será mi placer y mi recompensa…

Por algo, tú eres ese viento

que me lleva y me eleva

y yo, el fuego que te enciende y aviva,

porque eres médico y medicina

de mi deseo,  mi pasión  y  mi inspiración…

 

Rovica.

En Mi Mente, Tú... 1

 

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!