Te vistes de esperanza para que no pierdas de vista tus sueños y te arriesgues con el ímpetu que regala la locura y con el coraje que precede al miedo. Ojalá lo intentes una y otra vez, las veces que hagan falta sin que te falte el aliento. Y si te falta… Respira y espira lo que le sobra a tus pulmones, esa rabia que te duele ahí dentro, esas palabras que te queman en la lengua, esos gritos que se convierten en nudos y que no dejan desnudar el alma.

Ojalá el dolor y el amor inesperados te hagan más fuerte, más noble, más tú. Ojalá te besen como me besaron a mí un día  y veas la esencia de la vida con los ojos cerrados.

Que tus heridas sean victorias y tus desastres te pongan en pie. Un pie detrás de otro. Y anda. Nunca te detengas. Ojalá escales montañas imposibles y claves la bandera del “sí, puedo” en la cima, encima de algún pecho que sepa latir y sentir de verdad.  Ojalá te encuentres con quien sepa tocar el alma y aprendas, por fin, a confiar en ti y en tu piel, a resolver ecuaciones y a volver siempre al ecuador del ser y estar y que no se te olvide nunca ese camino.

Ojalá riegues lo que siembras y te comas los frutos  deseados a bocados. Que nunca entiendas de jaulas o cadenas y sí de distintos tipos de vuelo… Ojalá le des más importancia al valor que al precio. Ojalá te des a ti [email protected] todo lo que no te dan y ojalá un día recibas lo que mereces…Ojalá

Myriam Imedio
Publicado por: Rovica.

Ojalá... 1

 

Esta entrada tiene 2 comentarios

    1. Rovica

      Muchas gracias Mary Carmen, igualmente lo mismo te deseo para ti. Un abrazo grande 🥰😊

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!