Abrì los ojos, vi la luz de afuera

reflejada en una solitaria estrella

y brotó esa luz  en mi mirada

Soñé con ser partícipe de ella.

Me volví corazón de tierra viva

llore hasta mi vista nublar…

y ardieron mis entrañas

que me crea un cuerpo entre los vientos,

y me dieron el arraigo sin escalas,

 sumergida en esa brillante estrella.

De una fuente manando inagotable,

el brutal privilegio sin fronteras,

de tener el deseo de algo bueno, algo nuevo,

de buscar una idea que me entregue

sin cerrojos,  sin puertas,  sin barreras…

Editado y Publicado por: Rovica.

, Esa Estrella…, El Rincón de Rovica

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Has escrito de nuevo un hermoso poema. Un abrazo.

    1. Me alegro mucho que te guste Carlos. Gracias. Otro abrazo grande para ti amigo 😊😘

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

Cerrar Menú
A %d blogueros les gusta esto: