No pidas permiso, para volar tan sólo necesitas despegar…Las alas son tuyas al igual que las ganas. Ir por tus sueños te permitirá tocar el cielo  y,  aunque  tengas que aterrizar una y otra vez, que más da, ya habrás aprendido como volar. No pidas permiso, las alas son tuyas  y… el cielo de nadie.

Editado y Publicado por: Rovica.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Di que s, que peor lo pasan los patos que además despegan desde el agua como los hidroaviones. Un besazo.

        1. jajajaja Ves cuadritos?? Ostraas Carlos… eso es preocupante!! 😂😂😂😂

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

Cerrar Menú
A %d blogueros les gusta esto: