No solo era el amor de su vida, era el amor de sus mañanas, de sus tardes y de sus noches.  Le dio el amor más puro y sincero que pueda existir. Lo llenó de detalles. Quería que en sus caricias y besos sintiera  todo el profundo amor que sentía por él.
Lo cuidó, perdonó, lo entendió y lo amó, lo amó infinitamente. Amó sus miedos, sus sueños, amó hasta sus defectos.
A él le dedicó las canciones más hermosas. Lo quiso hacer feliz. Quería para siempre un futuro juntos. Quiso ser la mejor versión de ella para él.
Quería amarlo para toda la vida, pero a él…a él nunca le importó…

Editado y Publicado por: Rovica.

 

Esta entrada tiene 8 comentarios

    1. Son los «caprichos» del amor. Gracias Paz. Abrazo grande para ti amiga 😊😘

  1. Creo que conviene medir la respuesta emocional de alguna manera. Un abrazo.

    1. 🤨🤔¿Es posible medir las emociones…? Gracias Carlos😊🥰

  2. Cuando se ama sin condiciones no es sinónimo de empatía con el que recibe ese amor. Un placer leerte,

    1. Así es. El amor incondicional no es aquél que te mantiene ciega. El amor es diferente para cada persona. Un acto de amor es un acto de amor, solo, si la otra persona considera que lo es. El amor sin condiciones apoya las decisiones de vida de la otra persona, entre otras cosas. Esto no significa no tener opinión propia, si no respetar el camino del otro. Nadie es perfecto, se trata de aceptación y apoyo mutuo para lo bueno, para lo malo, para aprender y emprender juntos el camino de la vida. Mil gracias por tu siempre sabios comentarios Manuel. Que tengas un excelente finde. Un abrazo amigo 😊😘

      1. Para mi es un placer leer tus publicaciones. Igual para ti un mejor día.

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

Cerrar Menú
A %d blogueros les gusta esto: