No me digas que soy bonita. No me interesa que te guste mi apariencia. Soy más de lo que ves. Lo que vale de mí está adentro. Es complejo, profundo, a veces algo confuso y también en  ocasiones contradictorio.

La llama que enciende mis pasiones tiene sed. Sed de aprender, de conversaciones intelectuales intensas, diálogos interesantes, discusiones tranquilas y cuestionamientos que me hagan pensar y reflexionar, ahondar más en los misterios de este mundo  a veces tan absurdo o en esta vida tan valiosa y a la vez tan efímera.

Invítame a conocer mundos nuevos, a explorar nuevos horizontes. Invítame a descubrir de lo que somos capaces. Invítame a soñar. Toma mi mano. Apriétala. Hazme sentir viva. Recuérdame que las manos de los seres humanos son como piezas de un rompecabezas, que se ajustan y que están hechas para sostenerse unidas.

Cuando llore, no me tengas lástima. No me digas qué hacer, ni que todo estará mejor. Ya sé que todo pasa. No quieras pensar por mí, ni sentir por mí. Cuando llore, solo abrázame. Acaríciame. Recuérdame que no estoy sola. Que tú también lloras y que está bien llorar.

Bésame con pasión,  con entrega. No olvides el sabor de mi boca. Recuerda que es con la que pronuncio las palabras para expresar lo que pienso y lo que siento. Que con esta boca defiendo al desvalido e indefenso y lo grito a todo pulmón, para que el mundo escuche mi voz  y sepa que queremos un mundo justo, un mundo compasivo, un mundo unido y mejor.

Editado y Publicado por: Rovica.

, Recuérdame Que…, El Rincón de Rovica

Esta entrada tiene 4 comentarios

    1. Me alegra saber que te gusta. Muchas gracias Rafa. Feliz tarde para ti también amigo.😘😊

    1. Muchas gracias otesania. Un placer que te guste. Disfruta al máximo del finde amiga.😘😊

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

Cerrar Menú
A %d blogueros les gusta esto: