Y a la medianoche no salió corriendo ni perdió su zapato. Simplemente, se los quitó, se puso cómoda y entendió que estaba, donde quería estar. Sin prisa y sin problemas. Sin príncipe, pero… como una reina…

 

Rovica.

Sin Principe, Pero... 1

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!