Tengo la edad suficiente para buscar más allá de lo que sólo parece, para saber que, el que recibe aquello que pide, está recibiendo de más… Porque, quien pide para tener, nunca tendrá suficiente. El que no espera nada, se llena con solo un detalle… lo que es nimio para muchos, para otros es la sangre precisa que impulsa lo siguiente de las ganas y yo prefiero lo poco  que nace de lo honesto, que lo mucho, engendrado en la hipocresía… Porque, hay quien le pone precio al cariño, quien está interesado en lo oculto del desinterés, quien da, para darse el derecho a pedir el valor de lo entregado, que debe brotar de un sentimiento sincero,… aunque su destino, sea morir olvidado en el rincón perdido que está detrás de un reproche… Haz lo que sientas, para poder sentir lo que haces,… a conciencia descarnada,… con la abnegación que habita en ese pedazo de alma, que nunca regalaste, porque no encontrabas… Tengo la edad suficiente para poderte decir… que si haces aquello en lo que crees,… estarás haciendo bastante… y podrás empezar a ser… porque estarás siendo, quien eres…

José Ramón Marcos Sánchez

La honestidad no tiene precio...

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. ¿Con el paso del tiempo nos va quedando poca esperanza en la bondad humana? Un abrazo.

    1. Ojalá que eso no ocurra nunca Carlos. Yo creo, que a pesar de todo, aun hay esperanza y humanidad en el ser humano. Muchas gracias amigo. Un abrazo grande 😊😘

    1. Sí, es verdad Bea, es una bonita frase que realmente expresa mucho. Gracias amiga 😊😘

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

Cerrar Menú
A %d blogueros les gusta esto: