Todos somos el secreto de alguien, incluso, de quien menos te lo esperas. Yo tengo  secretos, que guardaré en mi memoria para siempre y también en mi corazón, porque los secretos, secretos son. Yo tengo mi «reserva» que no he contado a casi nadie y por quien lo he sentido todo. No sé si me explico… pero exponer tu secreto no hace tu historia ni mejor ni peor, y a veces en lo oculto o lo prohibido se comen más perdices para vivir felices.

Esa adrenalina que te invade, los sentimientos que se van por otro camino, el quiero y no puedo, el…»no debería», el… «a ver como se lo digo» o como tu secreto no sale de ti. Porque simplemente a veces, no queremos decir quién vive en nuestro pecho, por el simple hecho de vivirlo como una aventura o por miedo de que todo se vaya por la borda. Cuántos amores  secretos  habrán quedado en el olvido, tras gritarlo a los 4 vientos y cuántas sorpresas o cuántas decepciones. Sinceramente, hay cosas que no tienen porque ser contadas, hay personas, muchas personas, que son más felices sabiendo que guardan «tesoros» desconocidos para otros.

Sé que soy el secreto de alguien, porque eso se puede llegar a notar. En la sonrisa, en las miradas, en las palabras…pero por vergüenza y temor a no ser correspondido, nunca se llega a admitir. Hay cuentos que tienen que ser así, porque para algo hay que vivir de todo en esta vida. Es como un cuento…Y hay cuentos que de contárselo a nuestro protagonista perderían la magia y… joder,  es que ya apenas existe la magia. Por eso cuando alguien me dice que conoce a alguien en secreto, la sangre me hierve de felicidad y siempre digo lo mismo, cuando estéis preparados el mundo podrá ser testigo de lo que os queréis. Y si no, pues a seguir viviendo en vuestro mundo, que no es ni mejor ni peor.

Todos somos el secreto de alguien o lo seremos en algún momento de nuestras vidas. Pero tal vez, nunca lo sabrás y…ahí está lo bonito. Porque el amor y el querer no vale más cuanto más gente lo sepa. Con que lo sepa quién importa…vale.

Tú puedes ser mi secreto, quiero que lo sepas…O tal vez no…

 Irene Jotadé

Editado y publicado por: Rovica.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Es cierto Rovica, todos guardamos algún secreto.
    Además lo atesoramos de tal forma que en muchos casos muere con nosotros.
    Me ha encantado esta entrada amiga mía.
    Un besito, linda🌹

    1. Rovica

      Así es Ivonne. El corazón guarda grandes tesoros de secretos guardados, de silencios sellados, pensamientos, esperanzas, sueños e ilusiones, cuya magia y encanto se rompería si fueran revelados. Muchas gracias amiga. Un abrazo grande 🤗😊🙋‍♀️

  2. Pues lo has escrito con todas las palabras y dicho con el corazón y con sinceridad. Nada que añadir ni objetar.
    Salud.

    1. Rovica

      Muchas gracias Julio. Un abrazo amigo 🌼😊

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!