No me enamores… No, no me enamores, no lo intentes. Vengo de una tierra donde las grietas, los barrancos e inmensos ríos han forzado mi ser a usar coraza, usar escudos y a cubrirme de las lluvias como si fuese agua hirviendo la que cae.

No me enamores, no lo hagas. Aun llevo a cuestas heridas intentando cicatrizar, volcanes en erupción buscando salida. Cargo conmigo mares que lloran cada noche sobre mi rostro…

No me enamores, no me busques. Soy un soldado caído que, al cerrar los ojos, sólo escucha el retumbar de la guerra y de las batallas perdidas. Y al abrir los ojos, sólo veo las cenizas que dejó la lucha, sólo siento el dolor de las heridas que aún están en carne viva. Por favor… no me enamores…

Rovica.

hombre triste cadf7f71df7b

Esta entrada tiene 7 comentarios

  1. Su biológicamente uno dice después de la resaca, Ay dios mío me sales debiendo¨! espiritualmente uno no desea nada, aunque por allí dice un proverbio que un clavo saca a otro clavo. Abrazo y rosas.

    1. A los sentimientos no se les puede engañar; ese refrán o proverbio tantas veces dicho, no siempre lleva razón, porque los verdaderos sentimientos se clavan en el alma tan profundamente, que a veces, son tremendamente difícil sacar. Mil gracias Rubén. Que tengas un buen día. Otro abrazo con afecto para ti también amigo 🌼🌺😘😊

  2. El amor y su manera misteriosa e ingrata de hacerse notar sin llamarlo. Me gustó leerte. Besos a tu alma.

    1. Un placer saber que te gusta María del Mar. Muchas gracias, que tengas un buen día amiga 🌹😘😊

    1. Muchas gracias Jorge, igualmente para ti. Un abrazo amigo 🌹😘😊

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

Cerrar Menú
A %d blogueros les gusta esto: