Existen esos atardeceres que nunca te cansarías de mirar, porque siempre existe un sentimiento, un pensamiento, un recuerdo, una emoción ocultos entre los pliegues del Cielo…

 

Rovica.

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!