• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Mis Escritos
  • Comentarios de la entrada:4 comentarios
  • Tiempo de lectura:1 minutos de lectura

 

 

 

¡Anda dime…! Ahora me hablas de soledades y rabias dormidas. De manos vacías y noches ingratas. ¡Anda…! Intenta explicarme como duele el silencio y cómo matan las palabras cuando no se dicen…¿Qué tanto pesa la esperanza cuando la sostienes con las uñas?. Dime…¿Cómo te quitas el frío cuando se te mete en el alma?. ¿Como te adulas mostrándote fuerte en medio de un mundo que no te conoce?. ¿Dime cómo te asfixia mi calor inventado en las noches más largas y como te desprendes de la cordura mientras intentas olvidarme?. Recuerda que siempre te di lo mejor de mi, te ame como se aman a pocas personas, te dedique letras que jamás a nadie le escribí, te quise mas allá de lo imposible…Anda se feliz, porque yo siempre te deseo el bien y vive, vive como tú quieras vivir…

Rovica.

¡Anda dime…! 1

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. carlos

    Demasiada generosidad para que la merezca una sola persona. Deberías dejar algo para los amigos y aficionados. Un abrazo.

    1. Rovica

      Carlos creo que, la generosidad es un don que pertenece al alma. No depende de lo que tienes sino de lo que eres y, sobre todo, del gesto que tengas hacía los demás. Buen día. Un abrazo amigo.

  2. Si después de todo eso has sentido la soledad del abandono o la melancolía, es que no te merecía, pero nunca te arrepientes de haber hecho lo que hiciste, en ese momento era lo que sentías y eso jamás se olvida. Un abrazo.

    1. Rovica

      No Paz, nunca hay que arrepentirse de algo que se ha dado con amor verdadero ni de nada que haya nacido de la sinceridad del corazón. Un abrazo grande.

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!