La vida no era lo que antes esperabas. Cuando antes esperabas lo que no resultó, eras otra persona. Lo que ahora eres, se ha transformado, y justamente te transformó en alguien distinta. Antes eras una chispa. Ahora eres un incendio y no hay tormenta que te apague…

Rovica.

Antes, Ahora…

 

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

Cerrar Menú
A %d blogueros les gusta esto: