Hola [email protected] [email protected]

Hoy, desde El Rincón de Rovica: Hombre o mujer, permites que te manipulen? Tanto si eres hombre como si eres mujer, te equivocas en pensar que se cataloga como maltrato sólo un bofetón en la cara cuando, en realidad, el dolor de un insulto o el de la traición en forma de infidelidad puede escocer del mismo modo que la palma de una mano marcada en tu mejilla. Te equivocas si, ingenuamente, crees que eres libre tras tomar decisiones que implican del perdón al pisotón hacia tu persona. Te equivocas, y mucho.

Y es que tu libertad como persona la perdiste en el momento en el que permitiste que te manipularan. En el momento en el que te convencieron de que no existe nada mejor, en el momento en el que dejaste que te infundieran un miedo que te paralizara ante la oportunidad de escapar de esta situación. Te manipulan, por lo tanto, cuando se adueñan de ti y manejan todas tus emociones cual títere. Porque quizás estás libre para decidir pero, ¿has pensado quién ha colocado esas opciones en tu cabeza? ¿Has pensado que, quizás, el manipulador de tu vida haya sido el filtro de tu libertad?

Eres la persona hombre o mujer, a la que pretendo dirigirme con este texto si, alguna vez en tu vida, has permitido que tu pareja condicionara tus decisiones, actuando en contra de tu voluntad y motivaciones iniciales. Cuando, tras un “vete a la mierda”, un “no te maquilles así”, un “elimina a estas personas de Facebook” has decidido ceder. Cuando has acatado las normas de [email protected] [email protected] que no es más que una persona insegura y acomplejada escondiendo sus carencias. Y poco a poco va convirtiendo lo patológico en normal. Y así es como te acostumbras y te conformas con situaciones enfermizas y relaciones destructivas. Aquí es, pues, cuando empieza tu propia destrucción. Tu personalidad empieza a sufrir los cambios derivados de la desaparición de tu dignidad.

¿Te niegas a deshacerte de esa persona? ¿Te conformas con que te quieran así? Entonces, debo decirte que suceden dos cosas: o alguien se llevó el amor que sentías por ti [email protected] o ya entraste en esta relación queriéndote muy poco. .

Por lo tanto, todas las ventajas de la vida no estarán dispuestas a abrirte sus puertas hasta que tú no decidas entrar por ellas. Entonces, qué:

¿Te animas a ser feliz?

Noemí Carnicero.
Pídeme lo que quieras

 

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

A %d blogueros les gusta esto: