Soy yo…A veces soy  herida y a veces  armadura. A veces paso el tiempo y otras me pasa factura. Qué difícil es curar a un corazón de su locura. A veces soy  risa, otras  una payasa. A veces soy  brisa otras con todo arrasa. Unas soy Torre de Pisa, otras la Torre de Paso. Que lo más especial fuera, normal y corriente. Que la que prejuzgó, lo cambió todo de repente, al reconocer el valor, de la persona de enfrente. ¿Quién iba a pensar, que a veces pensar es imprudente? Y que no hay cosa que más fortalece que un beso que te transporte. Que quien te quiere, cualquier distancia es muy corta y quién iba a pensar, que de vez en cuando, entre descartes aparezca un As.

Cortejé al arcoíris tan perfecto y sin matices, al final, lo mejor de la paleta son los grises. El amor que está en venta no tiene garantía. Que el sol que más calienta es el que más pronto se enfría. Que no hay mejor momento que vivir agradecidos el día a día. Que cualquier sentimiento tiene su anatomía. A veces soy incierta, a veces me adivino y otras me despierto, sólo cuando te imagino a veces elegante y a veces  mezquino. Como pegar un plato sin que quede una fisura, hay olvidos, que no curan. Que la mentira duele cuando la verdad importa. Caí en  tristezas y todo lo que baja sube. La lumbre me deslumbra, la cumbre me da sombra. A veces fui cobarde y a veces también, asusté al miedo. Tarde  en valorar  cada uno de mis dedos.

Doy el cante, otras canto y afino. He sido un transeúnte. He volado de nube en nube. A veces soy caminante y a veces el camino. A veces  soy comandante del rumbo que origino y a veces tripulante de la rueda del destino. Unas soy un gigante, otras tan sólo  molino. Convertí mi fe en paisajes de montaña e hice de mis pestañas dos cabañas frente al mar, para arañar mis sueños viendo  musarañas pasar, el resto es artimaña, no nos vamos a engañar.

Creería en el desierto si no fuera por los páramos. Creería que no hay viento si no fuera por los álamos. No creería en lo que veo si no fuera por los átomos. No creería en cualquier verso si no fuera por mis párrafos. A veces soy tormento, otras soy  tormenta. A veces tengo cuento, otras me tengo en cuenta. ¡Qué fácil resbalarse en el rellano de la puerta! No es que me caiga siempre, es que la vida da mil vueltas. A veces soy desierto y a veces la cubierta del barco naufragado en medio del  mar abierto. A veces la incoherencia de una memoria incierta y a veces la conciencia de saber a ciencia cierta… Soy yo.

Editado y Publicado por: Rovica.

Esta entrada tiene 4 comentarios

    1. Muchas gracias Joaquín. Un abrazo amigo 😊😘

    1. Muchas gracias Yvonne. Feliz finde para ti también. Un abrazo grande amiga 💕😘😊

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!

Cerrar Menú
A %d blogueros les gusta esto: