Una joven esperaba la hora del embarque de su vuelo en un gran aeropuerto. Como tenía una larga espera ante sí, decidió comprarse un buen libro, y también se compró un paquete de galletas. Se sentó lo más cómodamente que pudo, y se puso tranquilamente a leer, dispuesta a pasar un buen rato de descanso.

Dos asientos más allá un hombre leía una revista. La joven abrió el paquete de galletas que estaba en el asiento que les separaba y cogió una galleta. El hombre seguidamente cogió otra galleta. Ella se sintió irritada por este comportamiento, pero no dijo nada, contentándose con pensar: “¡Qué descaro!”

Pero cada vez que ella cogía una galleta, el hombre hacía lo mismo. La chica se iba enfadando cada vez más, pero no quería hacer un espectáculo. Cuando solo quedaba una galleta, pensó: “¿Y ahora qué va a hacer este tío tan fresco? El hombre cogió la última galleta, la partió en dos y le dio la mitad. Bueno, esto ya era demasiado… En un arranque de genio, cogió su libro y sus cosas y salió disparada hacia la cola de espera.

Más tarde, cuando se sentó en el asiento del avión, abrió su bolso y con gran sorpresa descubrió su paquete de galletas intacto, cerrado. Se sintió muy mal. No comprendía como se había podido olvidar, que guardó su paquete de galletas en el bolso. El hombre había compartido con ella sus galletas sin ningún problema, sin explicaciones de ningún tipo, mientras ella, se había enfadado tanto pensando que había tenido que compartir sus galletas con él.

Lamentó mucho lo ocurrido, pero era tarde, porque ya no tenía ninguna posibilidad de excusarse…

Hay cuatro cosas que no podemos recuperar:

Una piedra… después de haberla tirado

Una palabra… después de haberla dicho

Una ocasión… después de haberla perdido

El tiempo… cuando ya ha pasado.

Web.

Un Cuento Para Reflexionar... 1

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. sabiusblog

    Y de las cuatro cosas, tres me parecen muy importantes, palabra, ocasión y tiempo. Para todo ello sería conveniente un poco de reflexión previa. Saludos.

    1. Rovica

      De acuerdo sabius. Hay cosas que deberiamos tener muy en cuenta, para estar seguros, antes, de equivocarnos irremediablemente. Un abrazo amigo.

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!