• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Mis Escritos
  • Comentarios de la entrada:6 comentarios
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura
  • Última modificación de la entrada:19/03/2022

 

 

Hay personas que al conocerlas, saben a café, ¿Te ha pasado alguna vez? Sientes un choque de adrenalina por dentro al oírlas hablar, leerlas o conocerlas. Te hacen sentir un terremoto interior, es como un disparo de energía, de conocimientos, de sabiduría, de química. Sabes que después de ese primer contacto, nada será igual. Son como una bocanada de aire fresco, como una tormenta de verano, como el primer beso que jamás se olvida o como, esos brazos que te envuelven con un abrazo cálido en el momento justo.

He conocido muchas personas que en un primer instante no me generaron nada, 0%. Son personas planas, simples, comunes, vacías. Que nunca salen a mirar el atardecer, las estrellas, la luna de noche, el amanecer. Son charlatanes, que incluso, tienen el atrevimiento de sentirse especiales y solo habla su ego. Esas personas, me aburren en alto grado y más que, extremadamente. Son  insípidas,  sin color, como el agua que pasa ligera y vuelve la sed al instante, así son…sin más.

Sí, esas personas son como el buen café, me mantiene despierta, alerta, viva, me sabe a cultura, a poesía, arte. Y como ese buen cafe te inspira a una profunda, amena e interesante charla, llenando cada sentido de tu ser. Son personas que saben a  intelectualidad, les brillan los ojos, la esencia, la humildad, la sabiduría y educación. Quizá son de esas personas que pasan desapercibidas, esas que nadie nota, aunque, en su silencio miles de mundos habitan en [email protected] Es algo inexplicable la conexión que [email protected] puede llegar a sentir con [email protected], nunca hablan de polos negativos. Te llevan en conversaciones cultas, tranquilas y positivas, siempre te dejan con ganas de más, porque su enganche es atrapante, no es normal.

Poseen una educación y un gusto único, exquisito. Van y vienen como un vendaval y jamás los puedes detener, porque no son personas de un solo lugar, de una sola estación. Casi sin darte cuenta, llegan a tu vida para pintar colores que incitan la revolución interior, dejan su aroma intelectual por todos los pensamientos y recuerdos. De esas personas me quiero prender como quien se prende de un paracaídas en plena caída, sabiendo que eso es y será siempre un gran aprendizaje y una experiencia inolvidable…

Publicado por: Rovica.

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Sii para mí esas personas son lo mejor, la verdad es que hay muy pocas pero cuando entran son inolvidables!!

    1. Rovica

      Así es. Hay una gran frase que dice: «Se necesita un gran conocimiento, sólo para darse cuenta de la enormidad de la propia ignorancia» (Thomas Sowell). Un abrazo grande La chica del Universo.

  2. carlos

    Es una suerte coincidir con ellas, se las reconoce porque nos obsequian conocimiento a manos llenas. Un besazo.

    1. Rovica

      Totalmente Carlos, sí es una inmensa suerte…Buen domingo amigo. Un abrazo grande.

  3. De lo bueno siempre hay poco. Unas veces para que lo aprecies y otras para que una vez encontrado lo saborees. Y no es una casualidad, se hará rogar siempre, pero no hagas por buscarlo, aparecerá cuando menos lo imagines. Un abrazo y feliz domingo.

    1. Rovica

      Es cierto Paz, de lo bueno hay poco. Por eso, es una gran suerte tener la oportunidad de hablar y escuchar a alguien así, como muy bien dices. Buen domingo amiga. Un abrazo grande.

¿Te ha gustado? ¡Pues ahora te toca comentar!